Cultura de casino

En todo el mundo, el término "casino" se reconoce instantáneamente. En Italia, donde se originó el término, es casinó. En Alemania, Suecia y Finlandia, es kasino. En Polonia, es kasyno. En Portugal, es casino. En Rumania, es cazinou. En todas partes, se sabe que es un lugar donde se reúnen personas para hacer apuestas en diferentes juegos.

Según su etimología italiana y latina, "casino" literalmente significa "casa pequeña", que deriva de la raíz "casa-" (casa) y el sufijo "-ino" (diminuto, pequeño).

La primera casa de apuestas reconocida por el gobierno fue Il Ridotto, en Venecia, en 1638. Sin embargo, la primera vez que se usó el término italiano "casino" fue recién en 1744. El término "casino" se hizo conocido en Italia para designar una villa vacacional o casa de veraneo. Posteriormente se usó para hacer referencia a un lugar de reunión para actividades placenteras, incluidas las apuestas. En 1820, en un libro inglés sobre Italia, se reconoció que el término "casino" tenía distintas acepciones, que incluyen "conjunto de oficinas agrícolas", "capital de un condado", "casa de apuestas" y "juego de cartas".

Términos de casino populares

Ya sea que visites un gigantesco casino resort en Las Vegas o Macao, o que juegues en el casino de PokerStars en tu propia casa, el casino tiene un lenguaje único que fue desarrollándose en el transcurso de los siglos. De hecho, ese lenguaje ha salpicado la vida cotidiana. Las expresiones que usamos para referirnos a ganar o perder, o incluso en relación con la suerte, la cordura y la muerte, reflejan la importancia de los juegos de casino en los que participamos.

Las cartas son como la vida. Puedes encontrar el camino al éxito si juegas bien tus cartas. En una situación en la que tienes que ser franco, pones las cartas sobre la mesa. ¿Te sientes abrumado? Seguramente estás perdido en la baraja. No fue tu culpa, las cartas están en tu contra. Las personas impredecibles son comodines. Los chiflados no juegan con la baraja completa.

Apostar es como la vida. Una persona prudente no lo apuesta todo. Una persona cuidadosa esconde sus cartas. Para atraer interés, tal vez tengas que endulzar el pozo.

La suerte es como la vida. ¿Te va bien en la vida? Estás de buena racha. En las situaciones más favorables, te ganaste la lotería. Tal vez hasta haces saltar la banca. Solo en raras ocasiones las personas expresan que la suerte está de su lado. Con mayor frecuencia, las situaciones de la vida parecen un juego de azar; todo está librado al azar y lo único que puedes hacer es jugarte todo a una carta. ¿Fracasaste o sufriste un rechazo? Te quedaste sin fichas. El lenguaje del casino nos consuela en las peores situaciones, como cuando "a la hora de la verdad" (se muestran todas las cartas), "cualquier cosa puede pasar" (cualquier apuesta es posible) y es necesario que apuestes hasta el último centavo o apuestes el todo por el todo.

La vida y los juegos antiguos. Muchas expresiones populares provienen de juegos olvidados en el tiempo. "Faro" era el juego de casino más popular en los Estados Unidos a fines del siglo XIX. Podías entrar a una cantina y encontrar a Wyatt Earp o a Doc Holliday jugando al faro. (El hecho de jugar contra personajes torpes y poco confiables puede haber contribuido a la desaparición del juego). Numerosas expresiones relacionadas con el faro han sobrevivido al juego por al menos un siglo: jugar a dos paños o jugar a dos barajas, salir hecho, estar apretado (tener poco dinero), estar empeñado (endeudado), estar arando, espiar el garito, tomar el toro por las astas, apostadores (jugadores), echar el ojo (vigilar) y soplón.

Otras expresiones perdurables se originaron en juegos que pocos jugadores de casino podrían reconocer: plantados en la estacada (procedente del juego de mesa francés Lourche o Lurch), embrollo (del juego medieval Rigmarole), gentuza (también del juego Rigmarole y juegos similares), riesgo (del juego Hazard).

Frases de casino populares relacionadas con la ruleta

Ruleta: La ruleta se originó en Francia, y adquirió su nombre de la expresión francesa "rueda pequeña". Es posible que el famoso científico y matemático Blaise Pascal haya participado en la invención de la ruleta. Su búsqueda de una máquina con movimiento perpetuo derivó en la rueda giratoria prácticamente sin rozamiento que tiene el juego. Entre los antiguos juegos ingleses con elementos similares a la ruleta se incluyen Roly Poly, Even-Odd y Ace of Hearts. Los antiguos juegos italianos con elementos similares, algunos incluso señalados en las memorias de Casanova, incluyen Biribi y Hoca.

La ruleta estadounidense versus la ruleta europea: A pesar de la obsesión estadounidense de establecer el estándar en todos los ámbitos, indudablemente fallaron en cuanto a la ruleta. La versión estadounidense, que agregó dos ceros (00) al paño europeo (que incluye los números del 0 al 36), ofrece premios idénticos a la versión europea y al mismo tiempo le concede al casino una ventaja insuperable que la mayoría de los clientes admite. El juego europeo incluso ha desarrollado otros incentivos para los jugadores, como las apuestas en prison y le partage, que ofrecen más protección para determinadas apuestas frente a los temidos ceros. Los casinos estadounidenses instalaron la costumbre de darle a cada jugador fichas de distintos colores, una facilidad innecesaria para un juego poco popular. Incluso aquí, los franceses le han asignado el nombre "the ficheur" al dispositivo mecánico que se usa para clasificar las fichas de diferentes colores.

Ruleta rusa: No es un juego ni una ruleta... tampoco es rusa. La expresión se refiere literalmente a colocar una bala en un revólver, hacer girar el tambor (como una ruleta) y disparar el gatillo. En algunas novelas rusas del siglo XIX se narraba la hazaña, y después de la Primera Guerra Mundial, surgió un mito sobre los temerarios (o despiadados) oficiales militares rusos que supuestamente la probaron. Debido a las pocas fuentes confiables que registraron incidentes de personas que jugaron a la ruleta rusa, adquirió una enorme fama en novelas, películas y otras descripciones en torno a la guerra. En gran parte, la expresión prospera en la cultura popular como una metáfora sobre la crueldad del destino.

Frases de casino populares relacionadas con el blackjack

El juego que ahora se llama blackjack o 21 se ha jugado con nombres y reglas diferentes durante más de 600 años. Existen escritos referidos a un juego español llamado trente-un (31) que se remonta al año 1440.

Miguel de Cervantes, autor de Don Quijote, describió en general las reglas en una novela en 1613. Las variaciones en otros países incluyeron quinze en Francia, ventiuna en España, sette e mezzo en Italia y bone ace en Inglaterra. (Es posible que "bone ace" haya sido el primer juego que otorgó a los ases un valor de uno u once).

El juego dominante entre estas variantes se convirtió en vingt-et-un (21), que floreció en Francia al principios del siglo XIX, en parte debido al interés de Napoleón Bonaparte. A principios del siglo XX, algunos establecimientos estadounidenses intentaron aumentar la popularidad del "21" pagando a los jugadores un bono multiplicado por diez para un 21 natural con la jota de picas. Se ha abandonado la práctica, pero el nombre continuó vigente.

Frases de casino populares relacionadas con los dados

Dados: El juego de casino con dados hoy en día se llama simplemente dados. En la mayoría de los países, se lo conoce con ese nombre. En muchos idiomas, el nombre del juego es el mismo que el de la traducción del término dados o la frase juego de dados: dado (español), Würfelspiel (alemán), kosci (polaco), zaruri (rumano). Como muchos juegos de casino, su etimología y sus orígenes son inciertos y controvertidos. Un juego de dados de la península arábiga llamado azzahr se volvió popular con el nombre de hazard en Inglaterra. La tirada de dados más baja se conocía como crabs. Otras historias sugieren que el nombre provenía del término francés crapaud (sapo) porque se jugaba en las calles o las aceras, con los jugadores agachándose para agarrar los dados.

Dados: hacer rodar huesos es un ritual de iniciación en el casino. Las piezas de juego más antiguas que encontraron los arqueólogos son dados hechos con el astrágalo (hueso ubicado en la parte superior del tarso o hueso del talón, también llamado hueso de la cadera) de una oveja. Los primeros dados de seis lados desenterrados en la Mesopotamia (en el norte de Irak) se remontan al año 3000 a.C. Los dados están marcados con puntos en lugar de números porque la estandarización de los símbolos en los dados (1300 a.C.) es anterior al sistema numérico indoarábigo (que comenzó en el año 700 a.C.).

Frases de casino populares relacionadas con las tragamonedas

La tradicional tragamonedas se remonta al período comprendido entre los años 1870 y 1890, aproximadamente. Las máquinas expendedoras de monedas rápidamente se volvieron conocidas como tragamonedas por tener una ranura en la que se insertan monedas. En Inglaterra, se llaman "máquinas de frutas" (fruit machines) debido a la popularidad de las imágenes de frutas que aparecen en los cilindros. Las primeras máquinas incluían cilindros mecánicos, pero era el propietario quien debía pagarle al jugador. La primera tragamonedas "moderna" fue la máquina Liberty Bell (Campana de la libertad) inventada por Charles Fey cerca del año 1890. Los cilindros de la Liberty Bell se detenían en secuencia, recogían las monedas de los jugadores en un embudo y estos recibían su premio automáticamente en un cubo. El ruido de las monedas o las fichas contra el metal, especialmente cuando un premio caía en cascada dentro del cubo, se volvió un sonido emblemático de los casinos donde las máquinas se volvieron populares. Por supuesto, la palanca que daba inicio a la secuencia de juego le dio a las máquinas el alias universal de bandoleras mancas.

La popularidad de las tragamonedas ha sobrevivido a los cambios en prácticamente todos los elementos del principio. Las lecturas digitales y las computadoras han reemplazado a los cilindros mecánicos. Las palancas se han complementado o reemplazado por botones. Incluso el sonido de las monedas se ha silenciado ampliamente: los jugadores introducen divisas en silencio. Se les paga con tickets que se pueden canjear en la Caja o en cajeros automáticos. La identificación inconfundible de los apostadores amantes de las tragamonedas con sus guantes y sus gigantescos cubos plásticos para recoger monedas casi ha desaparecido también.

Frases de casino populares relacionadas con el bacará

Bacará: El nombre proviene del juego italiano baccarà, y la mayoría de las versiones del juego han sido fieles al nombre original. Punto banco se refiere al jugador y a la banca, los dos componentes del bacará, aunque al término "banco" también lo usa un jugador que apuesta todo su dinero. Se trata de uno de los pocos juegos de cartas y casino cuyo nombre sobrevivió a muchos siglos de juego.

El término bacará en realidad se refiere a la peor mano del juego, que equivale a un total de cero. Aparecen en escena términos franceses, como La Grande (un nueve natural repartido en las primeras dos cartas) y La Petite (un ocho natural). La banca es el dealer en la mano (que se llama croupier en Francia), la persona que supervisa el juego y las cartas, y la banca (a veces llamada tirador) es la que recibe y juega en último lugar. Un dealer a veces desarrolla o convoca a jugar. Una paleta es la pala de madera que se usa para mover las cartas, y el zapato es el contenedor donde se guardan las cartas. Cuando el jugador y la banca empatan, la mano suele llamarse punto muerto.

Costumbres y supersticiones relacionadas con el casino

Números de buena suerte y mala suerte

Todo juego de casino tiene alguna conexión con los números. En consecuencia, los jugadores de casino tienen supersticiones que abarcan a la mayoría de los números.

Seis: El número 6 se considera de mala suerte debido a la "marca de la bestia" (666) según el libro de Revelaciones 13:18. Sin embargo, en la cultura asiática, ese número significa "todo marcha bien". Cualquier persona que juegue a la ruleta con regularidad desobedece esta superstición puesto que la suma de los números en el paño da un total de 666.

Siete: La leyenda del "7 de la suerte" proviene de diferentes culturas. Los antiguos griegos pensaban que el 7 representaba buena suerte. Pitágoras consideraba que el 7 era el número perfecto. El siete también era el número de las divinidades romanas, de los dioses egipcios, de las maravillas del viejo mundo, de los ancestrales Budas y de las deidades japonesas de la buena fortuna. En el Antiguo Testamento, se reconoce al 7.° día como el día en que Dios descansó. Los israelitas derribaron los muros de Jericó marchando alrededor de ellos 7 veces. El Nuevo Testamento incluye 7 sellos en el libro de Revelaciones, 7 virtudes divinas y 7 sacramentos. Estas ideas contrastan con las tradiciones chinas, vietnamitas y tailandesas en las que el 7 representa mala suerte.

Ocho: el número de mayor suerte según la tradición china. Una serie de varios 8 es aun mejor debido a que, en chino mandarín, el término que designa a estos ochos tiene un sonido similar a la palabra "prosperidad". En cantonés, el 8 suena parecido a la palabra "suerte". El ocho representa mala suerte en India debido a su relación con las palabras que indican "ruptura".

Trece: El temor al número 13 de hecho tiene un nombre: "triscaidecafobia". Esta superstición surgió a partir de la leyenda bíblica de que Judas fue el 13.º apóstol en La Última Cena, el primero en ausentarse... y murió quitándose la vida.

En realidad, muchos otros números representan buena suerte o mala suerte en función de tu nacionalidad y tu cultura. El tres representa buena suerte en Suecia e Italia, y mala suerte en Vietnam y Japón. El cuatro es buena suerte en Alemania, y mala suerte en China, Taiwán, Singapur, Malasia, Japón, Corea y Vietnam. El nueve es buena suerte en Noruega, y mala suerte en Japón. El diecisiete significa buena suerte en Italia.

En la iglesia cercana al casino de Montecarlo, un feligrés tuvo un presentimiento y se retiró de la celebración dominical para ir a apostarle al número 36 en la ruleta. Ocurrió apenas terminaba de cantar el cántico 36. El hombre ganó, se lo contó a sus amigos y todos asistieron a la iglesia el domingo siguiente. Al terminar la celebración con el cántico 27, una impresionante cantidad de fieles caminaron hasta el casino y le apostaron al número 27... aunque el número no salió ganador. Los optimistas colmaron la iglesia el fin de semana siguiente. El sacerdote sospechó que el hombre tal vez se había convertido en un vendedor callejero de la ruleta, por lo que indicó que se canten himnos superiores al número 36, que es el número máximo en el paño de la ruleta. La concurrencia a la iglesia pronto se redujo a su cantidad original.

Amuletos de la suerte

En el libro Monaco and Monte Carlo (1912) de Adolphe Smith, se describen distintas supersticiones que el autor presenció en el Casino de Montecarlo. En una ceremonia con el Papa, una mujer sacó una moneda de cinco francos y le pidió que la bendijera. La mujer llevó la moneda al casino y ganó en la ruleta. Sin embargo, su compañera perdió en la ruleta y se lamentó con tanta amargura que la mujer le dio su moneda de la suerte. De alguna manera, la amiga apostó y perdió la moneda inmediatamente. Smith contó acerca de una mujer mayor que le mostró un amuleto en forma de corazón de murciélago que guardaba en su monedero; la mujer hacía rozar las monedas con el talismán antes de apostarlas en la ruleta.

Entradas de los casinos

Algunos jugadores de casino creen que ingresar al casino por la puerta principal antes de jugar trae mala suerte. Cuando se inauguró el MGM Grand en Las Vegas, Nevada, EE. UU. en 1993, se exacerbó el temor a la mala suerte por el diseño de su entrada principal en forma de una gigantesca cabeza de león dorada. (El logotipo de la MGM era un león rugiendo). Ya sea por la imagen general de los jugadores lanzándose a las mandíbulas de un león o por una superstición asiática que considera que los felinos traen mala suerte, o por cualquier otra razón, el casino rediseñó la entrada tan solo cinco años después.

Aplicación móvil de PokerStars Casino

Aplicación móvil de PokerStars Casino

Disfruta de los juegos de PokerStars Casino estés donde estés con la aplicación, disponible para iOS y Android.

Bono instantáneo para el casino

Casino Games FAQ

Consulta la página Bono instantáneo para el casino para obtener información sobre cómo funciona el bono y cómo usarlo.

Bono instantáneo - Preguntas frecuentes

Casino Instant Bonus

¿Tienes preguntas acerca de nuestros bonos instantáneos del casino? Comprueba nuestras amplias preguntas frecuentes

Atención al cliente

Support

El equipo de atención al cliente de PokerStars está disponible 24-7 para ayudarte, y podrá responder a cualquier pregunta que no haya sido respondida en las preguntas frecuentes.

Jugar por dinero real

Chip Stack

Efectúa tu primer depósito de dinero real y comienza a jugar en PokerStars. Los depósitos son rápidos y seguros.